La cocina exótica de “La Granja” Acapulco

Filete de cocodrilo, carne de venado, gusanos de maguey, hormigas chicatanas y escamoles, son algunos de los más de 12 platillos de comida exótica que, desde hace 24 años, ofrece el restaurante La Granja, donde turistas y lugareños disfrutan de estos guisados.

El encargado de dicho establecimiento, Aníbal Alonso Esther, dijo que probar este tipo de alimentos causa entre algunos comensales emoción y para otros representa un reto; otros visitantes lo hacen porque a esta comida le atribuyen propiedades curativas o afrodisiacas, como es el caso de la carne de cocodrilo. El restaurante se ubica sobre el Bulevar de Las Naciones, en la zona Diamante de Acapulco, en un ambiente campestre, fresco y rodeado de arbustos y un pequeño zoológico.

A los turistas y lugareños les gusta visitarlo, principalmente los fines de semana y al mediodía. Los clientes que visitan este negocio han probado la variedad de estos platillos, que cuentan con permisos de la Unidad de Manejo Ambiental para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA), que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). Al restaurante llegan familias que al momento de pedir los platillos exóticos piden dos o tres guisos que se encuentran en el menú y son servidos junto a tortillas hechas a mano y salsas. El filete de cocodrilo; la carne de venado, ya sea asada o en caldo; la carne de conejo, los escamoles, chapulines, chicatanas y gusanos de maguey, es lo que más consumen los clientes que visitan el establecimiento. Para no perder el sabor de estos platillos exóticos, el chef busca no utilizar muchos condimentos y los sazona con sal, ajo y casi en la mayoría de los guisos se utiliza el chile guajillo, epazote y, en algunos casos, mantequilla.

Alonso Esther explicó que la carne de venado, que forma parte de la lista de los 12 platillos de comida exótica que ofrecen al cliente, se prepara con una salsa criolla, hecha a base de tomate, chile, cebolla asada y el secreto del chef para sazonarla. “La carne de venado, en este restaurante se consume de dos formas, uno en salsa verde, que se guisa con chile, tomate y cebolla asada y una especie secreta del chef y bien sazonado”, mencionó. También la carne de venado la ofrecen guisada con chile guajillo y en caldo rojo, que es ideal para curar la resaca del viernes o sábado.

Detalló que la hormiga chicatana, que es un platillo que se consume en la región Costa Chica y los limites de Oaxaca, se cocina en la plancha con cebolla, un poco de chile y bien frito se ofrece al cliente para que se coma en tacos, acompañados de guacamole y salsas roja o verde. Todo el año se ofrece este guisado dentro del menú y los clientes, dijo, recuerdan parte de su niñez, ya que en temporada de lluvias esta hormiga la comían en sus lugares de origen y en este restaurante la encuentran.

El encargado del restaurante relató que el platillo de hormiga chicatana es muy rico y nutritivo, “tiene todos los nutrientes, de la A a la Z y es muy rico”. Dijo que el consumir comida afrodisiaca, los vuelve más hiperactivos y les da energía, porque cada alimento tiene sus nutrientes. Y entre las familias bromean que también da mucho apetito sexual, en especial si consumen la carne de cocodrilo y de conejo. “Aquí hay personas que llegan y nos piden chapulines, porque dicen que es bueno para cáncer; otros nos dicen que es bueno para otras enfermedades y vienen y nos lo piden”, dijo. El filete de cocodrilo es una carne blanca que se marina con un poco de especies, tequila o brandy durante un día, para que tenga un sabor especial y quitarle el olor a “choquia” y además de la receta del chef.

En el caso del cocodrilo, detalló que la gente lo pide porque es nutritivo y afrodisiaco. “Es un sabor único, es un platillo donde la carne es fuerte y nutritiva y las personas se vuelven más vigorosas, acelera el cuerpo y la sangre”, indicó. La carne de cocodrilo, explicó Alonso Esther, sabe entre pollo y pescado y como guarnición sirven papa y arroz. Las personas que llegan al restaurante siempre piden uno o dos de los platillos de comida exótica, es por eso que siempre cuenta con estos productos en su menú, porque la gente sabe que aquí la encontrará. Otro platillo favorito es el de los escamoles, que es la hueva de hormiga que se extrae de la hormiga arriera.

En el restaurante los cocinan fritos con mantequilla, cebolla picada, chile y le ponen un toque de epazote; “su sabor es único, muy nutritivo y muy rico”, dijo. Aníbal detalló parte de los platillos exóticos que se encuentran en el menú y que se ponen a la vista de los clientes. En el caso de los chapulines y los chinicuiles, que son gusanos extraídos de la penca de maguey y también se hacen fritos, se sazonan con cebolla y son servidos acompañados de guacamole y salsa elaborada en molcajete para que se coman en taco.

Los acociles son una especie de pequeños langostinos rojos que se extraen de río o laguna y se ofrecen al cliente fritos con una salsa de chile guajillo y saben como camarón. Los gusanos de maguey, a su vez, se ofrecen fritos con cebolla y se acompañan con una salsa de chile guajillo. Los chinicuiles y el gusano tienen un sabor a maguey . En el menú también ofrecen cabrito, lechón, pescado a la talla, codornices adobadas, chamorros y machitos de cabrito, entre otros, que son acompañados con tortillas a mano, salsa preparada de jitomate y chiles asados. Pero también para degustarse los más de 12 platillos del menú de comida exótica se acompañan de un tepache, elaborado con piña que se deja fermentar por varios días, o un tequila frío o mezcal guerrerense.

Este restaurante de comida exótica recibe más clientes los fines de semana, donde la mayoría son visitantes nacionales y a veces extranjeros. Entre semana acuden también familias locales, donde los niños aprovechan las áreas de diversión y el pequeño zoológico o lago. Otros acuden en plan de negocios y disfrutan de uno o dos platillos exóticos que ofrecen en el menú. Alonso Esther recomendó comer en un lugar establecido para evitar que consuman animales que no tengan permisos autorizados por la UMA o sea carne de dudosa procedencia.

En la zona rural de Acapulco, en pequeños y rústicos restaurantes, que se ubican sobre la carretera federal Acapulco-Pinotepa Nacional, se ofrecen, sin permisos correspondientes, también platillos exóticos, como culebra de cascabel, que tiene un sabor a pescado; armadillo, iguana y carne de conejo.

Ver más en: http://www.20minutos.com.mx/noticia/b332045/restaurante-ofrece-comida-exotica-a-turistas-en-acapulco/#xtor=AD-1&xts=513356

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s