¿Los unicos culpables?

El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) Luis Raúl González Pérez aseguró que los hechos ocurridos en Iguala el 26 de septiembre del 2014, en los que desaparecieron 43 estudiantes y fueron asesinadas seis personas, «representan el más grave conjunto de violaciones a los derechos humanos de cuantos haya memoria reciente». 

Al dar a conocer el documento Estado de la investigación del caso Iguala, puso en evidencia las fallas en las averiguaciones, la falta de atención a las víctimas y las omisiones en diligencias ministeriales federales y locales. 

El ombudsman dijo que ante lo ocurrido en el municipio de Iguala, Guerrero el pasado 26 de septiembre no es momento de callar ni de olvidar e hizo un llamado a romper la alianza entre el crimen organizado y el poder público; entre delincuencia y autoridad para alcanzar la paz y la justicia en el país. 

En el documento, la CNDH hace 32 observaciones y propuestas a autoridades de los tres niveles de gobierno por la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural «Raúl Isidro Burgos» de Ayotzinapa aquella noche en la que también fueron asesinados otros tres normalistas y tres ciudadanos más. 

Señaló que es un compromiso y una obligación del organismo intensifique su trabajo y esfuerzo, porque su premisa es «que estos horrores no se repitan jamás».

El obdusman pidió a la Procuraduría General de la República, encabezada por Arely Gómez, que agote todas las líneas de investigación en los hechos ocurridos aquella noche y que no cese en la búsqueda de los 43 jóvenes estudiantes, caso que dijo, «visibiliza el triángulo perverso entre encubrimiento, complicidad e impunidad». 

Además de que consideró que la PGR debe cumplir con las detenciones pendientes de los implicados en el caso.

Twitter @TiempoGro