Osorio Chong

¡Sí se podía poner peor! Del Caso Iguala a la Casa Blanca y de ahi al Chapo Guzman, el gobierno de Peña Nieto ha pasado de lo vergonzoso a lo patético.

TiempoGro.

A continuación les presentamos un breve analisis de como se esta manjenado este pais bajo la “direccion tecnica” del “Chino Chong”: 

En El Universal, la periodista, Denise Maerker, escribe que: “en febrero de este año un alto funcionario del Gobierno de Enrique Peña Nieto me dijo que la única ventaja de la situación tan adversa por la que atravesaba el Gobierno a raíz de la tragedia de Iguala y del escándalo de la Casa Blanca es que las cosas ya no se podían poner peor. Habían tocado fondo y les quedaba tiempo por delante para remontar. Hoy sabemos que no fue así, faltaba todavía que se les escapara ‘El Chapo’ […] la fuga de ‘El Chapo’ es producto de lo mismo: de la ineficiencia y la corrupción. De inicio, una mala valoración: pensar que las instituciones penitenciarias mexicanas sí podían garantizar que ‘El Chapo’ no se fugara. 

Después, incapacidad para rectificar a tiempo y extraditarlo a Estados Unidos cuando se supo que había vulnerado la seguridad de la cárcel al lograr que una mujer entrara con papeles falsos. Y una reacción tardía ante la fuga: tres horas tardaron en tocar las puertas de las casas cercanas al penal los policías que lo buscaban. Y otra vez un liderazgo ausente: la decisión del Presidente de no volver al país, sino seguir en Francia recibiendo medallas de La Sorbona en las horas cruciales de la búsqueda”.

 “Joaquín Guzmán Loera recibió un gran favor de las autoridades del penal de ‘máxima seguridad’ del Altiplano. Nos hacen ver que durante los 16 meses y 18 días que permaneció recluido siempre estuvo en la misma celda. Una medida indispensable para la operación milimétrica que llevó el túnel por el que escapó justo al punto ciego de la celda del capo. Huele, hiede a corrupción, nos dicen las autoridades que investigan el escape. 

¿Cuánto pagó el poderoso narcotraficante para ocupar siempre la misma celda? ¿En verdad nadie imaginó que ‘El Señor de los Túneles’ podría utilizar una construcción subterránea para escapar, y que dejarlo siempre en un mismo punto era otorgarle una ventaja? En la Procuraduría General de la República [PGR] también se hacen estas preguntas y temen mucho que la respuesta a estas y otras más sea la misma: corrupción”.

Así andamos. Y, sin embargo, el planeta Peña no se mueve. Puesto en una órbita fallida, se mantiene apegado a los trazos de ‘normalidad’ protocolaria que le impone un viaje política y socialmente ya desfondado. La otra fuga, la de Peña Nieto y su élite acompañante, se produce mientras en casa se multiplican las especulaciones respecto de los hechos carcelarios tan de película que parecen firmemente actuados. El #TunelGate se reconvierte en #ChapoTours, con la procuradora Televisa, Arely Gómez, en escolar visita casi arqueológica a las ruinas de lo que la justicia fue”.

Ahi mismo en el Universal el periodista Salvador García Soto, escribe que: “la de Osorio es una carrera contra el tiempo, pues en la medida que pasen los días y se conviertan en semanas o meses sin que capturen a Guzmán Loera el desgaste para él y para su jefe el Presidente irá en aumento y pondrá en duda todo lo que diga o haga este Gobierno. 
Eso explica la recompensa de 60 millones de pesos —casi 3.8 millones de dólares— anunciada anoche por Osorio Chong y la procuradora Arely Gómez, una suma histórica para México, que ejemplifica el grado de desesperación que cunde en estos momentos en la administración peñanietista que se ve literalmente contra las cuerdas por el descontón que les propinó el narcotraficante que fue capaz de penetrar y corromper, por segunda ocasión a la política de seguridad del Gobierno mexicano […] ayer mismo trascendió que fue Hernández Mora quien le presentó su renuncia al titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) y que éste la aceptó, aunque ante los medios Osorio aseguró que fue él quien ‘cesó’ al funcionario”.

Mientras que, el periodista Ciro Gómez Leyva, escribe que: “es comprensible que en las horas en que se busca una estabilización tras la fuga de ‘El Chapo’ Guzmán [Osorio Chong] maneje un discurso de control de daños. Debe saber, sin embargo, que no puede engañarse mucho tiempo, porque en esta crisis no hay forma de engañar a muchos […]. El Presidente y el secretario de Gobernación no pueden reducir el asunto, el ridículo, la estampa de ineptitud y corrupción, al ámbito penitenciario, a tres despidos de sus subordinados. Tampoco podrán lavarse las manos alegando una crisis de Estado. ‘El Chapo’ se les escapó a los dos. No a los diputados, senadores, gobernadores, jueces. Para efectos, se les escapó sólo a ellos dos. Si es consistente, Osorio Chong debería presentar de nuevo la renuncia: falló y no hay forma de resarcir la falla, de volver a ser eficaz. Si el Presidente Peña Nieto la aceptara, condenaría históricamente a su fiel secretario de Gobernación y lo pondría al alcance de la justicia. Pero habría encontrado a un invaluable chivo expiatorio. Si lo sostiene, asumirá la responsabilidad entera de ser el hombre que dejó escapar a ‘El Chapo’”.

Un Gobierno que mira un hoyo



En Milenio, el periodista Carlos Puig, escribe que: “no sabemos qué mira [Arely Gómez], qué busca, qué piensa en ese momento la procuradora. Pero mira el hoyo. Hace más de 12 horas que de ahí ha emergido ‘El Chapo’, suponemos […] el secretario de Gobernación, de quien depende la Comisión Nacional de Seguridad, la estrategia de seguridad, el Órgano Desconcentrado de Readaptación Social y los penales de máxima seguridad, también fue a la bodega y, aunque no hay imágenes, apuesto dos a uno a que miró el hoyo. Como seguramente lo hicieron los diputados que lo acompañaron […] en qué ayuda, de qué sirve, cómo avanza la investigación, qué resuelve ir a ver un hoyo. 

Los más importantes funcionarios mexicanos de procuración de justicia y seguridad miran un hoyo y nos invitan a verlo. Habrá ‘tours’. 

Aquí, en este hoyo, yace la reputación de un Gobierno; se podría leer a la entrada […]. Mirando el hoyo también parecen haber encontrado chivos expiatorios: tres funcionarios han sido cesados pero nada sucede con quienes los nombraron y estaban a cargo de supervisarlos. Es decir, la responsabilidad política sigue siendo un concepto desconocido en este país. La culpa es siempre de otros”.

Twitter @TiempoGro