El sexenio que está por concluir, estuvo marcado por escándalos alrededor de la familia del Gobernador con licencia. Nepotismo, tráfico de influencias marcaron el inicio de la administración del ex Gobernador Ángel Aguirre Rivero. Pero lo que sin duda es clave para entender su gobierno, es la tensión que mantuvo con los estudiantes de la Escuela Rural Raúl Isidro Burgos (Ayotzinapa), que le explotó en las manos la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27, cuando desaparecieron en Iguala 43 estudiantes y fueron asesinados otras seis personas.

Las elecciones estatales de Guerrero de 2015 se elegirá al nuevo Gobernador de Guerrero para un periodo de seis años, que sustituirá al interino Rogelio Ortega Martínez.

La deuda pública del estado de Guerrero gira en torno a los 3 mil 500 millones de pesos. Ángel Aguirre Rivero informó al inicio de su gestión, que esta deuda se fue acumulando en los gobiernos anteriores al suyo, incluyendo al del perredista Zeferino Torreblanca.

La deuda de Guerrero está distribuida en una deuda directa de 2 mil 957 millones 809.1 pesos. En la banca de desarrollo se adeudan 118 millones 315.5 mil pesos; en la banca comercial, 2 mil 839 millones 493.6 mil pesos y en deuda directa a la banca de desarrollo, 82 millones 357.6 mil pesos.

De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), al cierre del 2014 Guerrero disminuyó su deuda pública en 8.1 por ciento. Lo que lo colocó sobre otras entidades que, en contraste, incrementaron su endeudamiento como Quintana Roo, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Veracruz, Sonora, Nayarit y el Distrito Federal. La explicación, dicen analistas, es que la entidad tampoco ha invertido en desarrollo productivo y la economía está estancada.

Las cifras más actualizadas del Observatorio Económico México ¿cómo vamos? detallan que la tasa de crecimiento en Guerrero al cuarto trimestres de 2014 fue de 4.8 por ciento, por debajo del 6 por ciento de la meta nacional por trimestre.

La meta era crear 2 mil 700 empleos formales por trimestre; sin embargo el empleo en Guerrero está deprimido, pues no sólo no se generaron, sino que se perdieron 799 empleos durante el primer trimestre de este año.

La productividad creció de 322 pesos por hora trabajada durante el cuarto trimestre de 2013 contra el mismo periodo en 2014 donde se registraron 392 pesos por hora trabajada. Sin embargo este crecimiento está muy por debajo de la media nacional.

Según la Subsecretaría de Empleo y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) la tasa de desocupación de Guerrero es de 1.8 por ciento hasta marzo de este año.

Sumado a ello Guerrero ocupa los primeros lugares en delitos de acto impacto: es el primer lugar en denuncias por homicidio doloso, cuarto en secuestro y octavo en extorsión, según el reporte de marzo del Observatorio Nacional Ciudadano.