Acapulco. – La cadena de comida rápida, McDonald’s ha tenido algunas dificultades para atraer consumidores, razón por la cual optó por dejar de informar la cantidad monetaria de sus ventas. Esto se pudo haber propiciado por diversos spots o imágenes que atentan contra la calidad de sus alimentos.

El director general de la cadena de restaurantes, Steve Eastbrook, dio a conocer esta decisión durante la Conferencia de Desiciones Estratégicas de Bernstein en Nueva York, esto con el fin de mejorar el desenvolvimiento de McDonald’s. Cabe señalar que esta acción pudo haber sido llevada a cabo debido al desprestigio que se la hecho a sus carne, argumentando que no están del todo hechas por carne sino que contienen elementos químicos dañinos para la salud.

En relación con esto, y con el fin de evitar que se haga más grande, Kentucky Fried Chicken (KFC) optó por demandar a las empresas Chinas que difundieran información sobre la procedencia de sus productos, ya que se estaba empezando a propagar el rumor de que sus pollos estaban modificados genéticamente, de acuerdo con el reporte de Wall Street Journal.

Terminar con los rumores sobre la procedencia de diversos alimentos ayuda que las marcas no tenga problemas a futuro para seguir operando. Por otra parte tomar medidas precautorias también las ayuda a no tomar desiciones drásticas como las de McDonald’s.

KFC

De acuerdo con cifras dadas a conocer por Technomic la compañía con base en Kentucky tuvo ventas totales por 4 mil 200 millones de dólares dentro de los Estados Unidos en 2013, sin embargo Chick-fil-A le superó con ingresos por 5 mil millones de dólares, es decir 800 millones de dólares más que su competidor.

Sin embargo la victoria de Chick-fil-A es más impresionante aún cuando nos damos cuenta que la empresa originaria de Atlanta cuenta con únicamente mil 775 sucursales en la Unión Americana, 2 mil 726 tiendas menos que KFC, quien cuenta con 4 mil 491 puntos de venta.

Lo anterior nos demuestra que en promedio cada sucursal de Chick-fil-A ingresó 2.8 millones de dólares aproximadamente, mientras que cada una de KFC se quedó por debajo del millón de dólares.

Por si fuera poco cabe destacar que las sucursales de la compañía basada en Atlanta no abren los domingos.

Todo parece indicar que el coronel necesitará algo más que una ‘receta secreta’ para devolver a KFC al liderato del pollo frito en Estados Unidos.

Por si fuera poco cabe destacar que las sucursales de la compañía basada en Atlanta no abren los domingos.

Twitter @TiempoGro