Raúl Flores Martínez

¿Quién ha visto estas escenas en vivo?

Quién de los grandes “especialistas” o “críticos” han vivido o cubierto este tipo de infiernos que lo único que dejan es una ola de terror en los habitantes de los alrededores de las zonas de enfrentamiento.

Tamaulipas, Ciudad Juárez, Michoacán, Guerrero y ahora Jalisco han sido plazas fértiles para el crimen organizado, plazas donde no hay mayor poder que la de los grupos criminales. Tan solo ayer vivimos una jornada violenta donde lo que imperó fue la organización del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), una organización que se creó en 2007, pero se fortaleció en la actual administración federal.

He visto y leído con paciencia las críticas e incluso acusaciones directas contra el actual régimen priísta, esos conocedores de temas de seguridad invitan a no votar por el PRI con la única finalidad de evitar escenas como las vividas ayer en diversos puntos de Jalisco, Colima, Guanajuato y Michoacán.

Algunos faltos de memoria o memoria corta no se acuerdan que cada partido político ha sido el causante o ha sido el consentidor para el fortalecimiento de una organización criminal. Si hablamos del PRI desde la década de los 60 hasta el 2000 permitió e incluso algunos de sus políticos fueron parte de los grandes cárteles como el de Guadalajara, Pacífico, Juárez, Sonora, Tijuana, Golfo, Zetas, Milenio y Colima. Quizá algunos no estén enterados, pero hay cárteles que con el paso del tiempo tomaron los nombres de sus líderes como Sonora-Beltrán Leyva, Tijuana-Arellano Félix, Milenio-Valencia, etcétera.

Con la entrada de los panistas a la Presidencia de la República nacieron dos grandes organizaciones que pasaron de locales a internacionales. La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios.

En el caso de las administraciones locales el PRD en Guerrero fue consentidor de las organizaciones delictivas como: Cártel Independiente de Acapulco, Guerreros Unidos, Los Rojos, etc.

Con esta información sería fácil berrear a pulmón abierto para que no se vote por ningún partido político en las próximas elecciones; eso es lo más fácil que se puede hacer para caer de manera más rápida a la anarquía, para darle más poder al crimen organizado que lo único que busca es la indecisión de muchos mexicanos para seguir creciendo.

Leo una y otra vez esos comentarios en las redes sociales sobre las descalificaciones a las instituciones como el Ejército mexicano, Marina, Policía Federal, descalificaciones que llegan a la ofensa: Me gustaría ver a esos críticos por lo menos en medio de un enfrentamiento para ver su reacción, para ver sus caras llenas de miedo, sobre todo para que se les quite esa idea errada de lo que es la lucha contra el crimen organizado.

Algo que esos críticos especializados no se han preguntado, es el por qué han crecido estas organizaciones criminales, claro que es por el apoyo de alguna autoridad. Lo más grave es que crecen porque hay consumidores de sus productos, de sus drogas; esos consumidores surgen de un hogar donde muchos de los críticos no han puesto atención, no ponen atención en la manera de educar a los integrantes de su familia.

Para evitar a un criminal o delincuente, lo mejor es hacerlo un buen ciudadano a través de reglas que deben de dictarse desde el seno del hogar. Ya es tiempo de evitar esos bloqueos, enfrentamientos y criminales, cómo, fácil “poniendo atención en lo que hay dentro del hogar”, dejando a un lado tecnología por algunas horas para dárselas a las próximas generaciones a través de los lazos familiares.

Un buen ciudadano surge de una buena educación dentro del hogar, un hogar con reglas y respeto a los demás, de esa manera se evitará el consumo de algún estupefaciente, lo que generara pérdidas millonarias a las grandes organizaciones criminales que se irán a la quiebra y podrán desaparecer, claro las autoridades deben hacer su chamba, pero uno como ciudadano también debe de tomar sus responsabilidades.

Jalisco y Guerrero son la prueba de lo que se viene en los próximos meses en algunos estados del país, habrá elecciones, algunos candidatos ganarán y se romperán los pactos que se hayan tejido anteriormente, habrá reacomodos de organizaciones que desaparecerán o crecerán, eso ya no se puede impedir, lo que podemos impedir es que haya más consumidores de drogas, pero nadie habla de eso, es más fácil criticar que dar soluciones.