Francisco Toledo y su bestiario porno.

Tiempo de Guerrero.

Un bestiario fantástico, pero, sobre todas las cosas, porno.

El narrador y ensayista Naief Yehya -pornografógrafo, como él dice, por tratarse de un estudioso de la pornografía- habla de un libro peculiar que pronto llegará al mercado: Francisco Toledo, para adultos.

“(Toledo) crea, gracias a un proceso de alquimia frankensteniana, un porno bestiario fantástico en el que emergen iguanas y perros de la carne humana y una fauna despierta entre la genitalidad expuesta de las y los modelos porno”, indica.

Se refiere al libro en esos términos porque sus páginas reúnen folios de revistas pornográficas danesas de diversas épocas intervenidas por el artista oaxaqueño hace casi 15 años.

Fue en su cumpleaños 60 cuando Toledo, hoy de 74, exhibió por primera vez en la Galería Juan Martín de la Ciudad de México la obra contenida ahora en el volumen. Pero entonces pasó desapercibida.

El artista explicó en su momento que su intención fue trabajar con elementos que en algún tiempo le fueron prohibidos. Sucedió al menos en su adolescencia, y quizá por eso, en una de las imágenes intervenidas, se puede ver el rostro del propio artista fisgoneando la vulva de las modelos.

“Hubo un tiempo que estas imágenes eran motivo de un mito, eran clandestinas, pero el libro aparece ahora, en una época de hiperpornificación. La pornografía no sorprende ya más. Desde que internet es lo que es, ya no hay que salir a buscarla; la imagen te salta”, dice Yehya en entrevista.

El también autor de libros como Pornografía, Obsesión sexual y tecnológica, y Pornografía, sexo mediatizado y pánico moral escribió para el volumen el texto Un porno bestiario del maestro Francisco Toledo.

Comenta que le sorprendió cuando los editores le pidieron su colaboración en lugar de convocar a un historiador o crítico de arte, como sucede con cualquier libro enfocado a la obra de un artista. Pero, al final, se trata de un estudioso en la materia.

En su texto, Yehya explica cómo Toledo se aleja de la metáfora, siempre presente en su plástica, para deslizarse a los terrenos explícitos de la pornografía. Recuerda que lo pornográfico depende del contexto, por lo que, en el momento en que Toledo firma las obras, le quita la censura.

Francisco Toledo, para adultos, editado por la Dirección General de Publicaciones del Conaculta, se presentará el 8 de noviembre en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca, con los comentarios de Alonso Aguilar Orihuela, director del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, y Laura de la Mora, ella sí historiadora del arte.

Twitter @TiempoGro

Un comentario en “Francisco Toledo y su bestiario porno.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s